miércoles, 12 de junio de 2013

El Hecho Religioso


El Término Religioso

            La religión ha dejado de ser un fenómeno determinante para el sentido de la vida. Mayoritariamente para la configuración de las sociedades y la toma de decisiones colectivas. La secularización es un rasgo de la sociedad moderna y lo religioso queda reducido a la conciencia privada.
El término religión ha tenido y tiene muchos significados, la variedad de usos que se le dan, ha llegado a asegurar que religión es; una forma de vida, una filosofía, religión o creencia absoluta, revelación divina, y así sucesivamente, se han llegado a calcular 150 definiciones de la palabra religión.
Del vocablo latino, tal vez la más probable es la etimología de Cicerón, que la hace derivar de relegere, que significa “reunir, no descuidar”. Posteriormente, Lucrecio lo relaciona con el vocablo religare, “atar, volver a ligar”. Esta definición la acepta Agustín de Hipona que señala la posible derivación de reeligere que significa “volver a elegir”.
Sobre mantener un concepto determinado de la palabra religión, muchos estudiosos lo ven como un nombre común de un conjunto heterogéneo de fenómenos seleccionados a partir de su parecido con el cristianismo.
La fenomenología de las religiones prefiere no hablar de contenidos comunes de la descripción de una “estructura” común del hecho religioso. Ya que habrá que acreditarse a través de las diversas manifestaciones históricas.
J. Martín Velasco ha expresado en que consiste esta estructura de la siguiente manera: “La religión se nos ha presentado como un hecho humano específico que tiene su origen en el reconocimiento por el hombre de una realidad suprema. La cual confiere su sentido último a la propia existencia, al conjunto de la realidad y al curso de la historia”
En conclusión, sobre la comprensión del término es su religación de una u otra forma a lo trascendente. Porque en sí el sentido de la palabra trascendente no determina otra cosa que; “la religión constituye nuestra respuesta humana a lo trascendente”
Quise presentar esta definición de la palabra religioso, para aclarar el porqué denominé en la filosofía de la luz, a una República respetuosa de Dios, como; República religiosa.
Y podría definirlo así: “Filosofía que va en contra del secularismo en el Estado para que el ser humano evolucione y alcance su plenitud en el orden social y espiritual. Logrando la trascendencia del ser por voluntad universal de salvación”



El Hecho Religioso

            La visión conjunta que ofrece la fenomenología de la religión surgida en el marco de la historia de las religiones, la psicología y la sociología de la religión forman el campo de lo que se conoce como la ciencia de las religiones.
La historia afirma que desde que se tiene conocimiento del ser humano también se tiene preocupación por el hecho religioso. En las religiones se pueden encontrar dos primeros modelos: las religiones ctónicas, de las sociedades agrarias y donde prevalece el papel de la mujer, y las uránicas, de las sociedades cazadoras y pastoriles, más guerreras y violentas, donde predominan los hombres.
Las diversas formas religiosas pueden dividirse también en religiones nacionales y religiones universales; en nacionales, es un pueblo, una nación o comunidad y se obtiene la salvación como miembro de esa comunidad y no existe movimiento misionero. Históricamente, suele encontrarse una tendencia a la universalización sin dejar de ser religión nacional, aquí se encuentra el judaísmo, el cristianismo, el budismo, el mazdeísmo. A partir de esta clasificación se puede hablar de dos modelos: El místico, propio de las religiones originadas en la India, como el hinduismo o el budismo. El profético propio de las religiones del Próximo Oriente, como son el mazdeísmo, el cristianismo, el judaísmo y el Islam.
En las religiones místicas encierran la simbología cósmica, la polarización por el Misterio, la realidad Superior; aquí la salvación tiende a diluirse en un misterio unitario (Brahman) o incognoscible (Nirvana). Sus seguidores se sienten parte de la naturaleza, la lucidez, la paz y aman la contemplación. Su simbología es ctónica; femenino-materna, es natural y pasiva, el Ser Superior recibe en estas religiones el nombre de Brahman, Tao o Nirvana.
En las religiones proféticas la polarización por el Misterio incluye la historia humana como lugar salvífico. La simbología es antropológica, es importante la relación interpersonal y el Ser Supremo es personal. Sus seguidores buscan transformar para bien la naturaleza y accionan conscientemente hacer historia. Su simbología es masculina-paterna como las religiones uránicas y el Ser Supremo recibe el nombre de Dios.
Las religiones pueden también ser tradicionales: que se estructuran en sistemas políticos o en ordenaciones jurídicas, económicas e institucionalizadas. Las politeístas; dónde se da una multiplicación de figuras o dioses que se organizan en panteones numéricos o basados en modelos parentales o sociales. Su configuración de lo divino se hace bajo la forma de “persona”, generalmente una figura humana, que tiene rasgos, propiedades y acciones relacionadas con el mundo humano. Sus dioses son poderosos pero no omnipotentes, sabios, pero no omniscientes; eternos, pero con un origen y están sometidos al destino, no son creadores del mundo sino organizadores.
Los monoteísmos: Aquí las formas politeístas sufrieron una crisis crucial en la época conocida como tiempo eje, en la que se produce un cambio de paradigma cultural y religioso que se manifestó en todas las grandes culturas del momento. En China apareció el sabio Confucio y la mística del taoísmo. En la India aparece el brahmanismo de los Upanishads, después lo sustituye el Buda y en el Próximo Oriente aparece la revolución religiosa del monoteísmo profético de Israel.
El monoteísmo surge de la personalización y radicalización de la actitud religiosa y da una transformación a la concepción de lo divino. El único Dios es un ser dotado de un nombre, de una conciencia y una voluntad. Está fuertemente personalizado y es capaz de entablar relaciones con los seres humanos y es accesible a sus ritos y oraciones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario