viernes, 22 de marzo de 2013

Visita a los 7 Sagrarios, Semana Santa en Guatemala

Sagrario en Antigua Guatemala en Semana Santa

En Guatemala se celebra de una forma muy fervorosa, respetuosa y espiritual la Semana Santa, cada día tiene diferente celebración. En la Antigua Guatemala se celebra de una forma muy bella y vienen turistas de todo el mundo. Una de las celebraciones mas trascendentes es el Jueves Santo, porque se realiza un recorrido por 7 sagrarios, el número 7 es un número sagrado y Bíblico.

El Sagrario es el lugar en donde se guardan las hostias y la tradición es visitar el sagrario de 7 templos diferentes, es una forma de penitencia buscando el perdón de los pecados. Cada templo adorna su Sagrario de una manera especial y frente a él se ora y  se hacen peticiones a Jesús y a Dios. Comienza la actividad a las 18:00 horas y termina a las 24 horas, o bien hasta el otro día en la mañana.

En los siguientes enlaces pueden encontrar información sobre el tema:

·         http://www.galasdeguatemala.com/k-religiosidad-popular-100-cuaresma-y-semana-santa-2011-302-jueves-santo-318-visita-a-sa


Sagrario de Antigua Guatemala, Semana Santa

Hace poco tiempo me uní a las señoras que cuidan al Santísimo, somos las Guardias del Santísimo Claretianas. El sacerdote llega a exponer al Santísimo todos los jueves a la Parroquia San Antonio María Claret y las personas llegan a visitarlo, nosotras colaboramos organizando el altar y guiamos con las oraciones y cantos.

De esta forma se expone los jueves al Santísimo (Hostia)


La Transubstanciación

Papa emérito Benedicto XVI,consagrando el pan y el vino


En la Iglesia Católica cuando se realiza la misa, el sacerdote consagra el pan y el vino, invocando al Espíritu Santo. Así, se convierte el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo por obra de Dios a través de su Espíritu y se lleva a cabo la transubstanciación.

El concilio de Trento llama transubstanciación (del latín transubstantiatio, cambio de substancia) al cambio o «conversión» de la substancia del pan en la substancia del cuerpo de Cristo, y de la substancia del vino en la substancia de la sangre de Cristo (DS 1642). Se trata de una «conversión» singular (es decir, única) y admirable (o sea, misteriosa); por eso se califica como «el misterio de la fe» por excelencia.

El acto de la Transustanciación realizado por un sacerdote

Jesucristo realiza de muchas maneras su promesa de estar con nosotros «siempre, hasta el fin del mundo» (Mt 28,20). Efectivamente, está presente.
Según la narración de los sinópticos y de Pablo, Jesús tomó el pan y el vino y, dándoselo a los suyos, les dijo: «Esto es mi cuerpo… esto es mi sangre»."  También podemos encontrarlo en otros evangelios: “Tomad y comed, esto es mi cuerpo. Tomad y bebed, esto es mi sangre" Mateo 26: 26-29, Marcos 14: 22-25, Lucas 22: 14-20.

Durante la Liturgia el sacerdote repite las mismas palabras que Jesús durante la última cena. Para que estas expresiones sean verdaderas, hay que admitir que el pan ya no es simplemente pan y que el vino no es ya simplemente vino. Las palabras han realizado un cambio.

Dice san Agustín: “Lo que veis, queridos hermanos, en la mesa del Señor es pan y vino, pero este pan y este vino, al añadírseles la palabra, se convierten en cuerpo y sangre de Cristo. Si quitas la palabra, es pan y vino, añades la palabra, y ya son otra cosa. Y esta otra cosa es el cuerpo y la sangre de Cristo”.

También Santo Tomas decía: "La presencia del verdadero Cuerpo de Cristo y de la verdadera Sangre de Cristo en este sacramento, `no se conoce por los sentidos, dice S. Tomás, sino sólo por la fe , la cual se apoya en la autoridad de Dios'. Por ello, comentando el texto de S. Lucas 22,19: `Esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros', S. Cirilo declara: `No te preguntes si esto es verdad, sino acoge más bien con fe las palabras del Señor, porque él, que es la Verdad, no miente". S. Tomás de Aquino, s.th. 3,75,1, citado por Pablo VI, MF 187

Durante la historia, la Iglesia ha reconocido muchos milagros eucarísticos, en donde la hostia se ha transformado en carne y sangre, también se ha elevado o bien irradia una luz muy fuerte. Innumerables historias de milagros existen también que no se han reportado en donde se narra que se ha escuchado salir del Sagrario el latido de un corazón, o bien muchos santos que escuchaban la voz de Jesús salir de la hostia y mantenían pláticas con Él.

Milagro Eucarístico : 

La Hostia convertida en carne y sangre de Cristo

 Ver en los siguientes enlaces diferentes contenidos sobre la transubstanciación y los milagros eucarísticos:

Transubstanciación

Milagros Eucarísticos
http://webcatolicodejavier.org/meucaristicos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario