miércoles, 30 de enero de 2013

La Religión Cósmica de Einstein y la Dimensión de la Luz

Albert Einstein



El meteorólogo ruso Alexander Friedmann, que optó por resolver las ecuaciones de la constante cosmológica de Einstein, encontró que sólo hay dos opciones: un Universo abierto en continua expansión, y un Universo cerrado dónde la expansión se detiene y comienza a contraerse. Después el belga Georges Lemaitre, un sacerdote con encendida pasión por la física, que seguía las ideas de Friedman, pensó que si se pasaba la película del Universo al revés, hacia el origen de todo, estaba concentrado en un solo punto, al que bautizó como átomo primitivo, y se convirtió, en el padre del Big Bang.

A mi parecer Friedmann tiene razón en las dos formas de Universo, porque el universo tiene partes en expansión continua y por momentos lógicos se detiene y comienza a contraerse, volviéndose a expandir y así sucesivamente en una secuencia de tiempo y movimiento infinito, él mismo se genera, se recicla, se limpia, se despliega, se forma o se destruye, pero nunca deja de generarse, jamás se detiene, es como un ente generativo de vida.

También puede ser materia y puede ser luz que trasciende la materia pero genera vida, vida de luz.  A esto se debe que existan en el universo seres de luz en otra dimensión. Einstein lo descubrió; en cierto sentido, al demostrar que la luz presenta dos naturalezas: “estas naturalezas las comparo con el movimiento del universo: corpuscular, como los bailines disparados en una feria, y ondulatorio, como las olas de un estanque”. La misma materia presenta esta dualidad onda-corpúsculo que se conoce en conclusión como la mecánica cuántica. Esta naturaleza de la luz es la que mueve el universo, la que da vida y movimiento, es el resultado de la materia transmutada.
Es posible que cuando la materia se expande en el universo y logramos hacer un viaje espiritual, suceda lo que dijo Max Planck: Que la materia  emite y absorbe energía en forma de pequeños paquetes o cuantos. Y Einstein dijo que sí y que además la propia luz estaba formada por cuantos: los fotones.

Universo


Los científicos pueden medir la geometría del espacio con la materia presente en él, que es la teoría de la relatividad. Pero existen lagunas, incógnitas que no pueden comprender, es porque el universo trasciende la materia, allí se diluye, se expande, hasta se encuentra. El universo es infinito, porque Dios es la energía creadora.

En la Biblia, con los Salmos de David y los escritos proféticos, contaba Einstein, conoció la religión cósmica. Einstein decía que “únicamente un monomaníaco (afición excesiva por algo, o idea de algo) obtiene resultados”. Los estudiosos afirman que no era monomaníaco porque sus teorías nacieron libremente. Einstein le llamaba un sentimiento religioso cósmico; se trataba según él, del tercer grado de la vida religiosa; las dos primeras son respectivamente la religión-temor y la religión-moral. Declaraba: “Sostengo que la religiosidad cósmica es el resorte más fuerte y más noble de la investigación científica. El sentimiento cósmico es el que da al hombre semejante fuerza. En estos tiempos materialistas, los trabajadores científicos serios son los únicos hombres profundamente religiosos”.

No le importaba a Einstein lo que pensaran otros científicos al decir: “No puedo concebir un científico que no tenga una fe profunda. La situación puede resumirse con una imagen; la ciencia sin la religión está coja, y la religión sin la ciencia está ciega. Ser religioso es tratar modestamente de comprender mejor el mundo”. Mencionaba una frase de Spinoza que hacía suya: “hay que tener un amor intelectual por Dios”.

Einstein asociaba la idea de religión con la idea de que el mundo es inteligible y racional. Estaba convencido de que en todas partes reina una estricta causalidad. Afirmaba que el verdadero científico cree; que la ley causal rige todos los acontecimientos. No le agradaban los científicos que se hundían en una chifladura estadística.

Los científicos que no tenían la visión “religiosa” de Einstein no podían comprenderlo y tampoco quebrantarlo, consideraban escandalosas sus teorías cuando no tenían un comportamiento previsible.
Lo que Einstein había descubierto es que el hombre como individuo no es gran cosa pero tiene la posibilidad de contemplar el orden universal. Además como Dios es todopoderoso, en la concepción cósmica religiosa de Einstein se podían comprender aspectos no palpables, pero si imaginables, de ahí que profundizara y creara en su mente mundos maravillosos que daban espacio a nuevas teorías.

Decía Einstein que: “el individuo; desea comprobar que el universo es una unidad con significado” En cambio el hombre religioso; “se ha liberado de las trabas que constituyen deseos egoístas, y se ha orientado hacia pensamientos, sentimientos y aspiraciones (que tienen) un valor suprapersonal”. En sus notas autobiográficas, Einstein vuelve a sacar el tema: “hay que liberarse de las cadenas de lo “puramente personal” y esforzarse en descubrir un mundo “extrapersonal” que constituya un nuevo paraíso”.

Este realismo epistemológico de Einstein nacía de una subjetividad de la que carecían los científicos realistas y objetivos. Analistas consideran que Einstein realizó la teoría de la relatividad para disfrutar de un mundo más real y satisfactorio que el pobre mundo en el que nosotros convivimos día a día.

Teoría de la Relatividad



Después de la teoría de Einstein, nuestra medida del espacio es relativa, así como nuestra medida del tiempo. Significa que dichas medidas dependen de la posición del observador y que no hay ningún observador privilegiado. Einstein lo definió “me he vendido en cuerpo y alma a la ciencia, por motivos y no por razones, he huido del yo y del nosotros por el hay.” Y yo agregaría; hay más teorías, hay más ciencia religiosa, o religión cósmica de Einstein, existe mucho más allá de nuestra perspectiva…

Los científicos objetivos y estudiosos a profundidad de materias que les interesan, deben de unirse a los generadores de ideas subjetivas o de imágenes para adelantar en el proceso evolutivo científico.
Las religiones deben sino de fusionarse, aprender unas de otras, el budismo es contemplativo o sea subjetivo, el monoteísmo es dogmático o sea objetivo. De ahí que fusionándose en temas espirituales pueden avanzar en el conocimiento de Dios.

Los científicos no consideran ser religiosos porque piensan que eso mermaría su evolución pero es al contrario, si visualizan el mundo desde una perspectiva “irreal o grandiosa”, lograrían más avances en la ciencia. Lo importante es no hacer a un lado a la espiritualidad porque ayudan a la evolución del cerebro y por ende en la generación de nuevas teorías.

La meditación en el cerebro, lo llena de luz (electricidad)


Dimensión de la Luz
El espiritualismo viene a proveer de un cerebro más funcional, el poder del espíritu sobre la materia la transmuta y la lleva a nuevos mundos. El cerebro es materia, pero también se maneja por impulsos eléctricos. La meditación y el procurar transportarnos a otras dimensiones espirituales nos otorgan energía. Eso hace que el cerebro evolucione. Les haría bien a los científicos experimentar la meditación con los ángeles, eucaristía, yoga, oración u otros.

Einstein tenía razón en cuanto a que la religión cósmica; otorga nuevas concepciones del universo porque lo entendemos mejor, lo comprendemos, su lógica generativa es más comprensible para nuestro cerebro.

Las religiones son algunas veces rechazadas por moda, estereotipos y prejuicios. Como persona religiosa puedo decir que existen aspectos preciosos en las religiones monoteístas. La oración, meditación y la espiritualidad nos llenan de alegría por vivir. Tendemos a la contemplación que nos hace apreciar los detalles grandiosamente pequeños de este mundo y de otras dimensiones.


3 comentarios:

  1. pertenezco a la religion cosmica por desicion propia, simplemente me vino a la mente que debia serlo, sin previo conocimiento.

    ResponderEliminar
  2. pertenezco a la religion cosmica por desicion propia, simplemente me vino a la mente que debia serlo, sin previo conocimiento.

    ResponderEliminar