sábado, 1 de diciembre de 2012

Introducción del libro Filosofía de la Luz



INTRODUCCIÓN
         

          El libro Filosofía de la Luz es un ensayo filosófico, político y religioso que tiende a manifestarse como las filosofías antiguas siendo una filosofía moderna. Presenta pensamientos e ideas que buscan proporcionar salidas viables a problemas específicos y contemporáneos. Invita a profundizar en todo pensamiento humano para generar nuevas teorías, nuevas corrientes, nuevos conceptos. Propiciando la evolución, el progreso humano y espiritual de la civilización. Busca como toda filosofía influenciar, crear un movimiento nuevo, una generación de ideas, actuaciones, determinaciones, eventos y efectos.
El apasionamiento filosófico nace de lo más profundo del ser y la humanidad no puede dar espaldas a la verdad. La filosofía de la luz genera energía por sí misma, una energía positiva que origina cambios positivos en los personajes representativos de las esferas nacionales e internacionales. Toda filosofía ha logrado mundos nuevos, la palabra filosofía es una semilla que da mucho fruto. Los seres humanos estamos sedientos de nuevos pensamientos, de nuevas corrientes filosóficas, de nuevos líderes que vengan y proporcionen un cambio lleno de bienaventuranzas.
Otra particularidad de la filosofía de la luz, es que crea un Reino con personalidad propia con un sistema establecido que no puede romperse. Es un ordenamiento que prácticamente ya está señalado. El eslabón que une este Reino es la creencia en Dios. De ahí nace su fuerza, de ahí su contenido inmutable y su avasalladora influencia.
Como parte del programa de Dios se espera que el mundo vaya de mal en peor y por esta razón, se cree que no tiene sentido mejorar la sociedad. Se supone que el mal está tan fuertemente atrincherado y enraizado que hacer el bien es una pérdida de tiempo y una lucha estéril. No se espera que el Reino de Dios sea realizable por el esfuerzo humano.
La visión del futuro o el presente inmediato de este libro es crear Estados Religiosos. Es un dictado divino, una recopilación de ideas y una misión evangélica. Todo nace de una vida de fe que toma los mandatos de Dios y sus promesas con seriedad y esperanza. La filosofía de la luz es una constante reorganización cotidiana porque nos solicita cambios en nuestra realidad. Cambios que debemos impulsar desde nuestro interior y volcarlos hacia la humanidad.
La gama de temas que contiene este libro, busca crear estrategias que apoyen la participación responsable en el Reino de Dios como una realidad terrenal. Va dirigido a todas las religiones y congregaciones espirituales del mundo. Persigue que las religiones existentes estén unidas y no convertirnos en movimientos religiosos manipulables por el Estado, o por políticos inescrupulosos que busquen escudarse en la religión para obtener poder momentáneo. Los religiosos laicos debemos buscar formas de vivir comunitarias, en pro de un Estado Religioso que responda a las demandas de Dios. Demandas manifestadas por los humildes del mundo.
Las tensiones entre creyentes y Estado están dirigidas a convivir pacíficamente desde el principio de la creación. El Reino de Dios está presente en el siglo XXI. El momento del cambio fundamental de trascender ha llegado.
El laberinto de la vida terrenal tiene una salida de luz en la tierra. Nada se ha perdido y nadie se pierde solamente es un proceso evolutivo necesario para conseguir liberación. Dios solicita fe, con la fuerza de la fe todo se logra. Dios tiene un plan preciso que lo lleva a cabo con gran sabiduría.
Es necesario un cambio paulatino pero radical en los ciudadanos que conforman las naciones, en los políticos y líderes religiosos. El llamado es inmediato y urgente. La pobreza que existe en las naciones es fruto del egoísmo y el ansia materialista.
La filosofía de la luz nace para que la humanidad comprenda que es necesario combatir la indiferencia de los Estados hacia el cumplimiento de la Palabra de Dios. Las naciones que acepten la voluntad de Dios, serán contadas en el Reino de Dios en la tierra y en el cielo. Dios no desea guerra, tampoco violencia, busca al hombre para prepararlo y evolucionar a una nueva civilización encaminada directamente al reconocimiento de Él en la tierra.

3 comentarios:

  1. Se suele confundir la mirada del medioevo con la ignorancia y el oscurantismo; pero no hay tal, en realidad el ojo que apuntala el experimento científico pierde vigencia y, en su defecto, surge algo más poderoso que la mirada eidética: la filosofía del espíritu, que inaugura la literatura religiosa dentro de la nueva manera profética de escribir.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, así es como lo indicas, tengo otro blog filosofiadelaluz7.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario, así es como lo indicas, tengo otro blog filosofiadelaluz7.blogspot.com

    ResponderEliminar