domingo, 11 de noviembre de 2012

La paz mundial es el camino



 Artículo  periódico 

Licenciado Gustavo Porras, representante del gobierno de Guatemala,
el Comandante Rolando Moran, representante de la guerrilla
en un abrazo fraternal después de firmar la Paz de Guatemala.


Jean Arnault, representante de Naciones Unidas,
negociador de la firma de la paz en Guatemala


La filosofía de la luz promueve la paz mundial, el diálogo y el entendimiento por medio del amor de Dios. Vemos la necesidad de ser agentes de paz en nuestros días, porque en todo ámbito y lugar podemos ver o padecer acciones violentas que llevan a la confrontación y el odio.

Dios creo al hombre para que habitara la tierra y conviviera pacíficamente. Partiendo de este punto la paz es el camino que deben seguir los seres humanos para estar en armonía con Dios.

Todo lo creado, está suspendido en un Universo divino que tiene un ordenamiento armónico si somos dóciles al Espíritu de Dios. El amor de Dios es su Espíritu Santo creador que continua como al principio de la creación derramándose sobre todo lo creado.

La paz mundial es posible si estamos en comunión con Dios, en oración personal y comunitaria, así seremos dóciles y recíprocos con ese amor que nos profesa por ser sus hijos. Todos los seres humanos en oración establecemos contacto instantáneo con Dios, de allí que si todos nos movemos por la fuerza de la conciencia divina, viviremos en paz, en armonía y en felicidad constante.

Estamos llamados como civilización a realizar un esfuerzo para tornarnos receptivos a la gracia divina, así Dios se encargará de sanarnos mentalmente, espiritual y físicamente para que todas sus bendiciones puedan ser recibidas.

Si estamos a nivel global en armonía espiritual con Dios, aumentará nuestra receptividad y nos llenaremos de sus dones y carismas, así como haremos una realidad toda la prosperidad y generosidad que Él desea se manifieste en nuestras vidas.

Cada pensamiento y acción de paz nacen del poder de Dios, seamos  agentes del amor divino, para atraer una respuesta positiva de Dios hacia la civilización. La paz y el amor entre todo lo creado sobre la faz de la tierra, es el equilibrio sabio de cumplir con la voluntad divina.

Seamos dóciles al amor incondicional de Dios para que se cumplan sus maravillosos milagros en nuestra vida y en la historia de la humanidad.

Vera Patricia Bolaños, autora



No hay comentarios:

Publicar un comentario