martes, 30 de octubre de 2012

La República Cristiana Parte III


          

Salón de Recepciones, Palacio Nacionl de la Cultura Guatemala

Fragmento del libro Dios y las Naciones
Última Parte
h. Servicios de Salud
                El compromiso de la República Cristiana es crear condiciones de salud preventiva y curativa a gran escala.  Es necesario favorecer el acceso de la población a los servicios de salud, extendiendo la cobertura del sistema y cambiándolo de acuerdo a la cultura y comunidad para otorgar mejores servicios y resultados.  Por ejemplo: en Guatemala, involucrar a las comadronas de cada región al sistema  del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.  Con esto se logra que las mujeres indígenas acudan con mayor confianza a los centros de salud y a la vez las comadronas (asistentes de parto por procedimiento empírico, indígenas la mayoría) obtengan una mejor capacitación y apoyo médico en una emergencia.  Así se logra desarrollar estrategias específicas de comunicación e información dirigidas a los grupos indígenas en sus diferentes idiomas, para asegurar un contacto adecuado con todos los sectores de la población.
La República Cristiana apoyará la articulación de los servicios tradicionales de salud con los institucionales, públicos y privados, incorporando al paquete ampliado de los servicios básicos de salud, elementos de la medicina popular tradicional y alternativa.  Favoreciendo el fortalecimiento y creación de botiquines rurales y ventas sociales de medicamentos en las comunidades.
Se crearán clínicas rotativas, las cuales visitarán las comunidades y caseríos olvidados del país.  También se desarrollarán procesos descentralizados de formación de recursos humanos en salud, con enfoque de género y de interculturalidad.  Así mejorará la capacidad resolutiva de hospitales y centros de salud en las regiones más apartadas.
Se apoyarán y reorganizarán los centros para los discapacitados físicos y mentales, para que reciban un trato digno e igualitario.
                i.             Educación
                La República Cristiana ve la educación de la población de las naciones como un elemento primordial para la formación de una conciencia crítica y de un espíritu que nos lleve a la solidaridad.  Propone una educación  que contribuya a la paz, la cual se considera urgente en una etapa de posguerra y necesaria cuando las comunidades se encuentran divididas.  Es necesario que las instituciones dedicadas a la educación promuevan la tolerancia y reconciliación comunitarias para alcanzar un nivel ideal de Cultura de Paz  responsable para la transformación de nuestros ciudadanos. A la vez, tomará en cuenta las propuestas  y desafíos que la educación cívica alternativa y participativa plantea para la construcción de un mundo democrático, justo y pacífico.
También a partir de un diagnóstico local y participativo se derivarán los temas prioritarios  que se propondrá incorporar al sistema educativo, por ejemplo el tema de educación ambiental llevarlo a la realidad con el apoyo de los estudiantes en el mantenimiento ecológico de su comunidad, para que la educación no sea una adaptación de actos cívicos protocolarios en los individuos sino se derive en la formación de ciudadanos dinámicos y participativos que los lleve a sentirse responsables de la transformación de su entorno.
La RC confía en que las relaciones mutuas entre el desarrollo económico de un país y la atención educativa tienen que tomarse con seriedad para salir de un “país en vías de desarrollo” a un “país desarrollado”.  Para activar la economía de una República se debe de implementar al sistema educativo el estudio de recursos como la enseñanza integrada de ideas, habilidades y técnicas que fomenten la creación de pequeñas empresas estimulando la creatividad y visión económica global y regional del alumnado de escuelas públicas en primaria, secundaria, centros de formación profesional y educación para adultos.  Mejorar el sistema de capacitación de los ciudadanos en general fomentando la educación especializada y tecnificada.
La República Cristiana cree que la educación no es una simple transmisión de saberes, sino la formación de valores para convivir, coexistir y compartir las responsabilidades.
Los valores ético-religiosos serán impartidos como cátedra, respetando la religión de cada individuo y manifestándose de una forma ecuménica y del amor de Dios hacia todos los individuos por igual. 
Se propondrán anteproyectos de ley para estandarizar tarifas y sancionar a los colegios privados donde su primordial objetivo de lucro no respete y castigue con acciones al alumnado en contra de sus derechos, por atraso de cuotas u otra razón.
                j.             Las Alianzas
                La República Cristiana mantendrá una postura anuente ante las alianzas con las organizaciones de la sociedad civil y con el sector privado para hacer conjuntamente conciencia de las necesidades y prioridades de los más necesitados.
Existen grupos del sector económico que mantienen una proyección social empírica, dedicándose en lo individual a responder con programas propios, donaciones en efectivo o en especie a las comunidades que ellos escogen, con base en solicitudes de los habitantes.  Contribuciones que se deben  fomentar en un binomio Estado/iniciativa privada, pero en una dirección de desarrollo, entregada con un enfoque asistencialista, con continuidad y seguimiento de mediano y largo plazo, hacia estos sectores olvidados y desprotegidos. 
Las alianzas Estado/iniciativa privada/ONG se convierten en una contribución en la lucha para la reducción de la pobreza y rompen con la burocracia excesiva a manera de que las mismas respondan oportunamente al objetivo que persiguen, por ejemplo las alianzas que se realizan en aquellos casos en que tienen como fin el apoyo a procesos productivos de carácter jurídico.  En materia de las alianzas entre sectores, aún no se ha escrito la última palabra y debe de continuarse experimentando a manera de establecer principios y condiciones sobre las cuales una alianza entre sectores pueda ser exitosa.
Las alianzas con importadores para el desarrollo de productos, transferencia de tecnología y estrategias de comercialización se deben de tomar en cuenta.  En este punto la cooperación internacional es básica como apoyo para la búsqueda de alianzas y estrategias para la modernización, diagnósticos adecuados, estudios técnicos, alternativas y contactos.  Algunas veces la cooperación internacional tiende a colaborar solamente con paliativos o proyectos que a la larga terminan encuadernados, se necesita de un apoyo agresivo en búsqueda de alianzas estratégicas en contra de la pobreza de parte de la cooperación internacional.
El secreto del éxito para una alianza entre sectores diferentes es el promoverse alrededor de las pequeñas cosas en común y no esperar la homogenización de grandes divergencias.
Existen otras alianzas, como las de carácter político, financiero, tecnológico, y otras.  La República Cristiana estará siempre abierta a las alianzas que propongan una solución real e integral para la satisfacción de las necesidades de todos los ciudadanos.
                k.            La Familia
                Viendo la República Cristiana que la familia es la responsable de la socialización y transmisión de valores vinculados al trabajo, la profesión, la ideología, la elección política y otros, y a la vez también transmisora de los comportamientos domésticos, las relaciones entre los sexos y las creencias religiosas.  La República Cristiana cree que es prioritario confiar en Dios como guía del hogar y promover los valores ético-religiosos dentro de la familia por medio de programas específicos, para evitar el abuso sexual entre familiares, las prácticas inmorales sexuales, la explotación y maltrato infantil, el alcoholismo y drogadicción, el machismo y la violencia intrafamiliar.  Porque lo anterior provoca el deterioro de las relaciones intrafamiliares, donde los niños crecen faltos de amor y de valores, afectando su juventud y vida adulta.
Si Dios está en la familia disminuyen las quejas y la paz conyugal reina en los hogares.  También genera una mejor economía, porque la pareja no gustará de gastar el dinero en alcohol y evitará el generar alcoholismo en los otros miembros de la familia, dando como resultado una mejora en el presupuesto familiar y provocando la prosperidad. 
Que la familia viva cristianamente proporciona otra identidad a sus miembros conversos, dándoles un nuevo estilo de vida que les ayuda a entrar en la sociedad moderna y adaptarse a ella de forma individual y colectiva.   Creando, por medio del amor fraterno, una red personalizada de ayuda mutua entre familias.  Recuperando así los lazos intercomunitarios que rigieron a las primeras comunidades formadas por el hombre.
Las familias que sean integradas solamente por madres e hijos, por padres e hijos o solamente hijos, serán prioritarias para la República Cristiana, dándoles apoyo en las gens para lograr cubrir sus necesidades materiales y espirituales.
                l.             La Mujer
                La República Cristiana cree que la emancipación de la mujer consiste en la revalorización de sí misma y en la elección voluntaria de su profesión, oficio o misión, y que el proceso hacia la autonomía femenina se apoya en la reducción del machismo y en la imposición equitativa de deberes, obligaciones  y derechos entre  hombres y mujeres dentro de la sociedad. 
La representación y participación de la mujer en la República Cristiana no será simbólica. 
Jesucristo vino por los marginados y la mujer, en su época, era marginada más que ahora.  En los evangelios Él le otorgó un papel protagónico, lo cual será un elemento primordial en la República Cristiana.  Igualmente, Dios Padre siempre ha privilegiado a la mujer con su amor eligiéndola para lograr cambios trascendentales en la historia de la humanidad.
Por lo antes expuesto, en la RC serán convocadas las campesinas, obreras, estudiantes y trabajadoras asalariadas y no asalariadas.  En la República Cristiana no serán limitadas ni obligadas.  Se les respaldará para que emerjan con acciones concretas que las lleven a intersolidarizarse para sumar esfuerzos a favor de otorgar un sentido social  al desarrollo y construcción de un mundo más justo para todos los seres humanos.
A las mujeres que conforman los grupos feministas se les apoyará en sus solicitudes llegando a acuerdos y respetándose mutuamente sobre sus creencias de valores y principios.  Por ejemplo, en el tema del aborto, la República Cristiana no puede aprobarlo como se mencionó antes, porque iría en contra de sí misma.  Aunque, apoyará a las mujeres que por diversas razones quieran practicarse un aborto para que permitan nacer a los niños y la RC se encargará de su crianza y mantenimiento en centros especiales mientras se les consigue una familia.   Al mismo tiempo se dignificará a la niña y mujer adulta, fomentando la creación de servicios públicos que las favorezcan para lograr una mejor calidad de vida y propondrá proyectos de ley que protejan sus derechos.  Erradicando el infanticidio que sufren las niñas en algunas culturas, la violencia intrafamiliar, y de la sociedad en general; de la cual son víctimas, encontrando muchas veces la muerte.
                m.          Los Jóvenes y los Niños
                La República Cristiana cree en los jóvenes y confía en ellos como grandes potenciales y agentes importantes para el cambio de las naciones en este milenio.
No los ve como espectadores de grandes acontecimientos que nunca se avecinan, sino como protagonistas y constructores de una sociedad cargada de desafíos a enfrentar y solucionar.
La República Cristiana buscará mecanismos para la formación de los Líderes de la República Cristiana, a los cuales se les capacitará tanto para gobernar como para llegar a ser buenos cristianos que den testimonio de vida y logren los cambios y soluciones para nuestras naciones. 
Estos líderes jóvenes a la vez que avanzan en sus estudios harán obra social para que empiecen a conocer que la fe se demuestra con obras y estén conscientes de las necesidades de la población más olvidada de nuestras comunidades.
En el caso de los niños, debemos no sólo seguir las enseñanzas de Jesús que los pone como ejemplo, sino volcar todos nuestros esfuerzos para que tengan otras oportunidades y su infancia sea dedicada al juego y al estudio, no olvidemos que Jesucristo inició su humanidad como un indefenso infante.
                n.            Los Pueblos Indígenas
                La República Cristiana apoyará el respeto a la identidad y derechos de los pueblos indígenas y a sus diversas expresiones socioculturales de raíz común de cada nación.  También cree que los derechos de los pueblos indígenas a respetar son políticos, económicos, sociales y culturales dentro de la unidad de la nación que representan.  Que son la grandeza espiritual y cultural de las naciones y deben desenvolverse libremente en toda su magnitud para tratar de desarraigar la discriminación y opresión que han sufrido y sufren actualmente por diferentes centros negativos de poder.  Todos los ciudadanos sin distinción, somos protagonistas del desarrollo de las naciones que habitamos y parte fundamental para la construcción de la unidad nacional y universal.
La República Cristiana respeta y confía en la cosmovisión de un Dios supremo que aman los pueblos indígenas y el respeto que tienen a los elementos que conforman el universo como signos sagrados del amor de Dios hacia los seres humanos.  Filosofía que se ha transmitido desde tiempos milenarios por conocimientos científicos, tecnológicos y artísticos por medio de una memoria histórica colectiva de carácter propio.  Demostrando su sabiduría en una organización comunitaria basada en la solidaridad y el respeto con una concepción de amor en la unidad y en sus valores éticos y morales.
La República Cristiana velará porque los pueblos indígenas salgan del estancamiento de pobreza y esclavismo que han sufrido por generaciones.   Porque Dios nos ama conforme nos hizo multiétnicos, pluriculturales y multilingües.  Sin distinción debemos buscar progresivamente satisfacer nuestras aspiraciones y unificando esfuerzos universales en aras de ese objetivo común, trabajar arduamente. 
                ñ.            Las Artes
                La República Cristiana cree que el artista es producto de su genialidad movido por su energía creativa, pero a la vez es también producto de la sociedad en que vive.  Por lo cual se le debe procurar un grado de bienestar económico y suficiente tiempo libre para permitir que se desarrolle y profesionalice con excelencia.  La decisión de ser artista debe de fomentarse culturalmente, creándose un fondo monetario por una alianza  Estado/iniciativa privada/ONG que brinde  respaldo a los artistas jóvenes que sobresalgan en su especialidad.
La República Cristiana responderá a las políticas culturales que sean necesarias de apoyo a la creatividad y la comunicación social.  Dando seguimiento con esto al fortalecimiento de la Cultura de Paz y desarrollo humano sostenible.
Al mismo, tiempo  proveerá los elementos fundamentales para conseguir el mejoramiento de los valores, la estética, las artes y otras expresiones culturales que constituyen dimensiones imprescindibles para el desarrollo integral de la persona humana como son la sostenibilidad del desarrollo humano, a las relaciones armoniosas entre las personas y comunidades, a la convivencia con la naturaleza y a la generación de ideas nuevas y motivaciones para el crecimiento espiritual, fomentando la creación de festivales artísticos a nivel nacional.
Alentará las inquietudes investigativas en todas las artes, por ejemplo en el arte musical apoyará: investigaciones sobre la música autóctona y religiosa, la revalorización de sus composiciones y la calidad de sus músicos, estimulará el espíritu en pro de la excelencia de la composición e interpretaciones musicales en las nuevas generaciones de niños y jóvenes. 
Como ya mencioné, se buscará el mecanismo para hacer una realidad el Seguro Social a los artistas de profesión.
                o.            La Justicia
                La República Cristiana respetará la independencia de los tres poderes del Estado, pero buscará trabajar interdependientemente con ellos para lograr un mejor resultado de atención a los ciudadanos.
La República Cristiana cree en un Estado de Derecho real con un sistema normativo que actúe eficazmente en la administración de justicia que genere formas asequibles y funcionales para que los ciudadanos canalicen sus demandas y conflictos a través de instituciones competentes.
La fortaleza de un sistema de justicia es que haga presencia en todas las regiones de una nación, otorgando servicio a todas las clases sociales y sea independiente de modelos de seguridad impuestos por poderes negativos que apoyan la impunidad para debilitarlo y hacer que pierda  su credibilidad.  O que se provoque que las comunidades tomen la justicia por su propia mano, debido a la corrupción y deficiencia del sistema.
La República Cristiana no consentirá que la impunidad intimide a los ciudadanos, ni que el sistema de justicia no sea garante de la legalidad en vigencia. 
La República Cristiana dará una nueva oportunidad a todos los ciudadanos que estén purgando condena ordenada por el sistema de justicia.  Esta oportunidad será otorgada por medio de capacitación técnica y un trabajo digno a través de gens que se incorporarán a las cárceles.  También se les apoyará con asistencia psicológica y espiritual para que el ciudadano empiece de nuevo y se integre positivamente a la sociedad.  Porque en la mayoría de los casos el ciudadano es víctima de la ineficiencia del Estado y se convierte, por múltiples circunstancias que sufre, en victimario para otros.
La República Cristiana propone reformar el Código Penal por medio de un Consejo que estudie los cambios respectivos y estos se acaten en la mayor brevedad posible. 
                p.            La Seguridad
                La RC comprende que es necesario depurar el Ministerio de Gobernación, la Policía Nacional Civil y los empleados del Sistema Penitenciario basándose en un perfil a seguir.  Es aconsejable contar con una Organización Civil de Inteligencia dentro del Ministerio de Gobernación que vigile y respete este perfil,  para poder fortalecer el Sistema de Seguridad y combatir la corrupción para lograr reestructurarlo.  Esto se hará, porque de nada sirve combatir la delincuencia con empleados delincuentes,  es necesario romper ese círculo vicioso.
Se apoyará la construcción de cárceles de alta seguridad en lugares apartados del país que tengan los servicios necesarios y se les facilitará lo indispensable para que se conviertan, a la vez, en centros de rehabilitación y tecnificación, como se mencionó antes. 
                q.            Las Relaciones Internacionales
                La República Cristiana trabajará porque sus relaciones internacionales tengan una visión y proyección intercontinental, tratando de liderar y demostrar que cualquier nación puede realizar un papel preponderante en Naciones Unidas u otros organismos internacionales.  Propondrá que la integración sea básica para la economía regional, erradicación de la pobreza, intercambio cultural, intercambio tecnológico, etc.  Exigirá a sus embajadores en otros países que realicen un trabajo arduo y efectivo que otorgue resultados tangibles en sus relaciones bilaterales, específicamente en la comercialización de sus productos. 
Como ya lo mencioné, es necesario mediar diplomática e individualmente como nación y como continente integrado, para hacer conciencia e incidencia sobre los organismos internacionales, logrando que comprendan los procesos de desarrollo para América Latina y así contar con su respaldo.  No sólo en los procesos comerciales sino con respecto a la deuda externa.  Se debe de unificar la política del pago de la deuda externa de Latinoamérica, para que haga mella y se puedan lograr avances y resultados satisfactorios a nivel regional.
                r.             La Cultura de la Paz
                La República Cristiana no fabricará ni adquirirá, bajo ningún pretexto, armas de destrucción masiva.  La Republicas que se vayan anexando al Reino de Dios y tengan armas atómicas, irán evolucionando y llegará el día en que no existirán arma nucleares en el mundo.
A la vez propondrá Proyectos de Ley que velen por la seguridad del ciudadano, pero anulen la proliferación de la venta ilegal de armas y la portación innecesaria de ellas.
La República Cristiana nunca entrará en confrontación con otra nación.  Por este motivo los ejércitos se irán disminuyendo. Una opción es la fusión de los Ejércitos, para que en algunas Repúblicas se supriman y en otras se fortalezca. Este proceso será paulatino y evolutivo. En este milenio ya no se necesitan hombres para la batalla sino para reconstruir sus naciones. Aunque por el momento parece lejano, evolucionaremos hacia una cultura de paz.
Cuando se vayan fusionando, la República Cristiana apoyará a los miembros del Ejército de menor rango, se les capacitará y ofrecerá la oportunidad de participar en el trabajo de las gens, con lo cual podrán llegar a tener su propia empresa y ser miembros de la iniciativa privada. 
Existirán los Promotores de la Paz de la República Cristiana, los cuales trabajarán promoviendo la Cultura de Paz en todas las regiones de la República. 
                s.            Los Medios de Comunicación
                La República Cristiana entiende que la labor de un reportero hace que la democracia sea real. Los medios de comunicación son los únicos que pueden exigir responsabilidad a los gobernantes, canalizando la publicación de las demandas de la opinión pública.  Los medios de comunicación deben de controlar la información y el enfoque,  siendo primero y efectivo en sus noticias, pero siempre veraz.  Porque no se trata sólo de informar y transmitir sensacionalismo y entretenimiento anteponiendo el amarillismo.  Se trata de fungir como la voz que otros no pueden levantar,  para lograr cambios trascendentales en la historia y cambios positivos que fortalezcan nuestras democracias tan debilitadas.  También se trata de que funjan como conciencia que logre que los individuos mediten sobre el bien y el mal y eviten errar en conceptos que inviten a actitudes bélicas y hacia la simpatía de líderes negativos.  Ya que la fuerza de penetración a través del dominio de la televisión y otros medios de comunicación de masas ha contribuido, siendo un peso importante al contar con considerable influencia para la elección de partidos políticos negativos, con la cantidad de votos que su avivamiento como medio de comunicación es capaz de movilizar a favor de la elección de estos líderes que creen tener la libertad para matar y tomar la justicia de Dios por sus propias manos, decidiendo quien es bueno y debe vivir y quien es malo y tiene que morir.
Es necesario que los medios de comunicación sean responsables de la magnitud de influencia que tienen para lograr el bien y suprimir el mal de nuestras naciones.
La República Cristiana, a pesar de lo expresado con anterioridad, siempre respetará a los medios de comunicación y alentará su trabajo veraz y responsable ante la noble labor que realizan como comunicadores. La RC entiende que si no existe comunicación no existe amor y que el misterio esencial de la fraternidad consiste en ese fuego de abrirse y acogerse unos a otros, y que la comunicación es participar de la riqueza de los demás y dejar que los demás participen de nuestra riqueza y que callar y encerrarse es muerte y abrirse a la gracia de la  comunicación es vida, libertad y madurez.
                t.             La Política
                La República Cristiana cree que el ser ciudadanos nos da derechos y deberes; y la capacidad de ejercerlos plenamente con conciencia, autonomía y dirección propia sabiéndonos parte de un conjunto de seres humanos.
El ser buen ciudadano es tener interés en el país, en sus acontecimientos políticos, sociales y culturales.  El ejercicio pleno de la ciudadanía contribuye a la construcción y fortalecimiento de la sociedad.  Por esto mismo, lograr que los ciudadanos participen políticamente es contribuir a fortalecer la democracia en una nación.
La RC está consciente que por criterios retrógrados y erróneos se están bloqueando las posibilidades de transformación que deben de sobrellevar todos los partidos políticos, para estar más cerca de los ciudadanos y lograr que las generaciones que nos irán remplazando en la dirección política logren sensibilidad, tengan conocimiento de los asuntos públicos y puedan cargar con esas responsabilidades.
Para esto se necesita que la entidad partidista sea perenne y perdure; y por ende no perezca en manos temporales de secretarios individualistas.  Que cometen grandes errores por su ansia de poder y por esto no garantizan su eficiencia y supervivencia. 
La República Cristiana sabe que es responsabilidad en especial de los partidos políticos el hacer posibles las adecuadas reformas que permitan crear ciudadanos y futuros gobernantes que puedan crear políticas públicas eficaces y una conciencia de la honradez y ética que se necesita al tomar un cargo público.  Porque siempre es una mala noticia para la democracia cuando un partido político desaparece o entra en crisis, a pesar de tener el apoyo popular, y es víctima de sus propios errores y por esto pierde la total consideración y confianza de quienes votaron por ellos.
Se tiene que trabajar por partidos políticos de larga vida y que su supervivencia política no sea eso solamente, supervivencia, sino una constante renovación a sus necesidades partidistas y de lo que reclama la sociedad.
La acción política de un partido no debe de ignorar sus debilidades, sino protegerse contra ellas y unir sus energías y voluntades individuales y colectivas de sus militantes, para así lograr la evolución y modernización que exigen éstos, para una permanencia sólida de frente al porvenir y crear así una clase política que de respuesta adecuada a los múltiples y complejos problemas que se enfrentan en este milenio.
La República Cristiana piensa que mantener la actual estructura y funcionamiento político en nuestras naciones significa quedarse anclado en el pasado.  En un pasado que ha demostrado  ser deficiente.
Descentralizar el trabajo político de una nación es sinónimo de traspasar competencias y decisiones que deben tomarse y vigilarse, con y junto al militante de base.  Debe de entenderse por gozar de autonomía en el ámbito regional propio (local, provincial y regional).  Descentralizar es compartir un proyecto común, pero que se adecúe el partido a la situación de cada lugar.  Dejar que hombres y mujeres se unan libremente para que estos militantes no sean simples espectadores no comprometidos y así, con lealtad al proyecto de nación del partido, caminen hacia la meta, con la misma responsabilidad, lo cual evitará las luchas internas en las convocatorias electorales, porque las postulaciones serán para los que más han participado y apoyadas por los militantes de base de sus comunidades respectivas.  Al mismo tiempo, esta responsabilidad conjunta nos condena o nos salva juntos, lo cual ayuda a tener conciencia de no caer en corrupción y no infundir la apatía y decepción de los simpatizantes, así como traición a la misión que su partido político le ha encomendado.
La República Cristiana entiende que el incluir actividades con proyección social ayuda a mostrar una nueva forma de hacer política donde, a pesar de no estar en tiempo de elecciones, se apoya a la comunidad en busca del bien común con actividades comunitarias no proselitistas permanentes, lo cual nos otorga satisfacción moral como también electorado fiel.  Al involucrar a nuestros líderes en estas actividades les hacemos conciencia de la importancia de la solidaridad con el desarrollo integral del ser humano y de las necesidades de su entorno, lo cual redundará en un trabajo eficiente a la hora de ser electos como candidatos para sus ofrecimientos y actividades cuando sean elegidos y funjan como personalidades de  gobierno.
Otro punto a tocar es el sistema de financiamiento público, que es temido por la mayoría de partidos políticos, y es de urgencia para liberarlos de venderse a los narcotraficantes, crimen organizado y políticos corruptos que se cobran la inversión robando a través del Estado o compra de voluntades y silencios.  Otro motivo es que la clase pudiente otorga donaciones a los partidos políticos para obtener privilegios tributarios.
La filosofía del Republicanismo Religioso confía en no ser utilizada por algún partido oportunista que por demagogia la emplee, para engañar a los ciudadanos y conseguir así su voto.  El partido político que acepte trabajar con el modelo de la República Cristiana tiene que ser un partido político serio y comprometido con dicha filosofía.  Igualmente, sus candidatos tienen que ser dignos de la República Cristiana.  Porque se trata de recuperar la confianza de los ciudadanos decepcionados que reprochan a los políticos su descaro y falta de humanidad hacia su pueblo, y de otorgarles resultados tangibles para que vuelvan a confiar en la clase política tan desprestigiada.  La República Cristiana necesitará de líderes de espíritu fuerte para que  no se dejen dominar por las pasiones, apetitos y sentimientos bajos que tenderán a debilitar sus virtudes.  Además de la creación de escuelas de formación política para jóvenes.
               


No hay comentarios:

Publicar un comentario