lunes, 29 de octubre de 2012

Historia de la Declarción Sobre los Derechos Religiosos

Antecedentes históricos de la Declaración sobre los Derechos Religiosos (DDR)

Después de hacer el libro Dios y la Naciones, y prepararlo para su publicación, Dios me pidió que redactara una Declaración sobre lo Derechos Religiosos.
Guiada por el Espíritu Santo empecé a investigar las violaciones a los derechos humanos específicamente sobre el tema religioso y el resultado fue que más del 60% de las violaciones a los Derechos Humanos eran por motivos religiosos, así que  fui enumerando todas estas violaciones y empecé a redactar los artículos de la Declaraciónsobre los Derechos Religiosos.
Comprendí que Dios deseaba que le dieran Su lugar en todo ámbito, porque es nuestro creador. También deseaba defender a su pueblo, y además levantar Su Reino en la tierra. Pues como yo estoy para servir a Dios, solamente obedecí y en ningún momento dudé.

Así pues, La Declaración sobre los Derechos Religiosos es el fruto de conclusiones recabadas después de una profunda investigación sobre las diferentes formas en que se presentan a nivel mundial las violaciones a los derechos religiosos. Esta investigación produjo al principio 102 artículos, después de la búsqueda de apoyo basado en diálogo y consenso fueron aprobados 59 artículos.

Al principio busqué apoyo de varios grupos religiosos, entonces los que se interesaron nos dedicamos a ver cada articulo. Los líderes mayas estuvieron muy interesados, los miembros del Islam también. Los judíos me enviaron con un representante pero me dijo que no lo firmarían, porque no tenían un guía espiritual en ese momento y necesitaban que alguien con ese rango revisara el documento.

La Iglesia Católica de Guatemala me informó que el Papa era el que tenía que firmarla y la llevara al nuncio.Entonces la envié en marzo del 2005 al Papa Juan Pablo II para que estudiara el Proyecto y para notificarle que la había enviado a la ONU. No obtuve repuesta y pensé que pudo ser que Juan Pablo II empezó a enfermarse y después murió.

El Proyecto de Declaración sobre los Derechos Religiosos fue enviado a Naciones Unidas en el mes de diciembre 2004 para su estudio y aprobación porque la legitimidad de las acciones depende de que sean aceptadas por las leyes reconocidas a nivel internacional.

Despuésviajé a Costa Rica de vacaciones y aproveché el viaje para buscar firmantes.Fue una gran experiencia porque visitéa grupos budistas e indígenas y se unieron los musulmanes.

Bueno,la búsqueda de apoyo y firmas  lo narro en unas cuantas líneas pero ha sido un trabajo de años. Algunas vecesme preguntaba, en que era lo que Dios deseaba y si estaba haciendo las cosas como Él quería, y un día me respondió que la Declaración va a aprobarse, que no me preocupe.

Y entonces un diplomático amigo mío que trabaja en la ONU me dijo que las firmas delos grupos religiosos y espirituales eran importantes porque respaldaban el Proyecto, pero que era necesario que la Declaración fuera presentada por un Estado miembro de la ONU. Que no buscara al Papa porque el Vaticano no tiene derecho a voto en la ONU.

Entoncesguardé el Proyecto, cuando vino Banki-Moon a Guatemala, Secretario General de la ONU, fui a dejarle una copia al PNUD para que se la dieran.

Un sacerdote y un pastor evangélico me dijeron un día que la Declaración sobre los DerechosHumanos había sido redactada cuando se levantó la Republica Francesa y sacaron a la IglesiaCatólica de mucho países, después de existir la teocracia y entonces la secularización ganó terreno e hicieron a un lado a Dios de todos los lugarespúblicos y a Dios lo mandaron a los templos. Esto es lo que no le gusta a Dios y por eso  solicita una Declaración para que lo ponga el hombre en Su lugar.

Bueno yo un día pensé pobrecito Dios que necesita de una Declaración para hacerse respetar en este Siglo, por eso es que existe tanto sufrimiento en la tierra, el mismo hombre tiene la culpa. Todo lo malo que pasa en el mundo, tanta violencia y mal que existe es por alejar a Dios de las escuelas y del Estado.

Ahora que tenemos otro presidente en Guatemala, llevé el documento al Ministro de Relaciones Exteriores, pero la secretaria me pidió el original, pero el original está en la ONU. Espero que un Estado miembro de la ONU vea la importancia de este documento y lo presente ante la Asamblea General de la ONU.


No hay comentarios:

Publicar un comentario