viernes, 7 de septiembre de 2012

La Democracia Religiosa


La Democracia Religiosa
La filosofía de la luz promueve un movimiento político que conjuga los principios democráticos y que da como resultado la “democracia religiosa”. Este término significa la participación ciudadana de los creyentes en una religión organizándose para levantar una República, en este caso, la República Cristiana. El modelo de República religiosa no es una teocracia, tampoco es fundamentalista porque la filosofía puede aplicarse en todas las religiones.

En países con creencias islámicas y judías existen partidos políticos que han propiciado hace décadas un estilo de democracia religiosa. En Guatemala existió el partido político de la Democracia Cristiana, movimiento político que pretende conjugar los principios democráticos y las leyes de la fe católica. La idea del sistema religioso de carácter democrático: “democracia religiosa”, nace a partir del año 2011, en el mes de marzo cuando se empieza a promover la filosofía de la luz y se van uniendo personas de diferentes países que son afines a los ideales filosóficos de levantar nuevas Repúblicas.

Vivimos en un mundo amenazado por la pérdida de valores, por ello la filosofía de la luz empieza a darse a conocer a través de las redes sociales en el perfil de la autora, y en la fan page de la filosofía de la luz. Promoviendo de esta manera los valores morales y éticos, así como el pensamiento positivo. También por medio de presentaciones en diferentes lugares como la Feria Internacional del Libro en Guatemala, y en programas de la Radio Ecla de la Conferencia Episcopal de Guatemala.

Construir un nuevo modelo de democracia puede llevarse a cabo fácilmente a través de una filosofía, porque no se miden lo efectos y cambios que provoca en una forma cuantificada si no más bien en cambios sociales y políticos que se van manifestando en una evolución mental paulatina de los involucrados.

En las elecciones presidenciales pasadas, en la primera vuelta se promovió en el sitio web de la filosofía de la luz al Frente Amplio, en la segunda vuelta se apoyó al Partido Patriota. Como puede apreciarse la filosofía de la luz, no busca construir nuevos partidos políticos si no llevar a los partidos políticos actuales a un cambio, como parte de la evolución hacia un Estado religioso fuerte que responda a las demandas de un sistema de partidos sólido.

Es fundamental que las religiones y congregaciones espirituales se unan y hagan conciencia de la responsabilidad que tienen que compartir en un Estado de un mundo secularista ya establecido. Y en la búsqueda de la edificación de un modelo de Estado religioso a seguir. La importancia de la aplicación de una teología política moderna es una necesidad en nuestra época.

La “democracia religiosa” debe actuar, es un derecho ante el desencanto de los partidos políticos efímeros y la desilusión ante candidatos que no cumplen las expectativas de los ciudadanos. La vida política debe otorgar condiciones de derecho democrático religioso. También los laicos religiosos deben conceder las condiciones de credibilidad necesarias para ser acogidos como dignos líderes políticos que hagan evolucionar y trascender a los ciudadanos. La construcción democrática religiosa debe ser realizada por actores sociales y políticos cuyas luchas, programas y sacrificios vayan acompañados de una voluntad renovadora, solidaria y progresista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario