sábado, 25 de agosto de 2012

El Pensamiento Positivo 1


Somos seres positivos por naturaleza

Nuestro cerebro está preparado para evolucionar, así que todos podemos lograr ser positivos. En la corteza cerebral o neocortex existen neuronas que si las educamos para que piensen en positivo evolucionaremos drásticamente en nuestra mentalidad. Porque regula las emociones de las interpretaciones del mundo que nos rodea. Ayudándonos en nuestra conducta emocional al lograr la solución de problemas que parecían complejos.
Los animales no han logrado la evolución de su conducta emocional porque su cerebro no ha evolucionado de igual forma y siguen guiándose por instintos, no así el ser humano que puede educar su cerebro y sus pensamientos para lograr conductas emocionales evolucionadas.
Existen teorías fisiológicas de la emoción que indican que la corteza cerebral o neocortex recibe e interpreta los estímulos sensoriales que provocan las emociones produciendo cambios en el sistema nervioso y en los músculos. Estas expresiones de la emoción evolucionan a partir de conductas. Si las conductas son positivas o beneficiosas mejora nuestra evolución cerebral y emocional, y si son negativas serán inconvenientes para su desarrollo.
Esto indica que si estimulamos el pensamiento positivo recibiremos una respuesta emocional positiva dada por nuestro cerebro y de forma natural actuaremos positivamente. No importa la edad que tengamos, nuestro cerebro siempre está en constante evolución.
La capacidad que tenemos como seres humanos de pensar es un privilegio entre todos los seres vivos que habitan la tierra. Aprendamos a pensar en positivo a través de buenos hábitos de pensamiento y saquemos el mejor provecho de esta capacidad.
Aquello que nos decimos a nosotros mismos a través de nuestros pensamientos afecta radicalmente la calidad de nuestras vidas y nuestra habilidad para hacer cosas efectivamente.
Somos lo que pensamos. Si nuestro discurso interior es negativo pues somos eso: seres pesimistas irradiando energía negativa. Por el contrario, si nuestro discurso interior es positivo somos seres que creamos y emanamos energía positiva.
El pensamiento positivo y el pensamiento negativo son semillas porque siembran ideas y sentimientos, siembra en tu mente y recogerás las acciones negativas o positivas.
La gente de espíritu negativo está llena de comentarios derrotistas, repitiéndolos continuamente para sí mimo y los que le rodean. A esto es necesario ponerle un alto con el pensamiento opuesto.
Por ejemplo si pensamos: “nada va a resultar”, el pensamiento opuesto sería: “todo saldrá bien”.
Esta actitud logra que todo nuestro interior y exterior propicie que esto suceda. A eso se debe lo peligroso del pensamiento negativo, porque puede destruirnos interiormente y exteriormente. Debemos de esforzarnos para que de forma natural evolucionemos y nos convirtamos en seres positivos educando nuestra mentalidad.


Las cosas que tienes a tu alcance, imagínalas como tú quieres que sean mejores. A tu familia imagínala mejor. A tu trabajo imagínalo mejor. Es decir, visualízalos mejor, cerrando los ojos y viendo lo que tú deseas mejor de lo que ahora es. Ve el futuro en un mundo mejor. Hazlo con fe, tienes el poder para lograr que ese futuro sea mejor. Tu mente es más poderosa de lo que has imaginado. Ahora que lo sabes, utilízala sabiamente.
Se perseverante en tus actuaciones positivas para lograr lo que deseas. No existen límites en una actitud positiva. 
Pese a todo lo negativo, que es externo, puedes llevar una vida positiva buscando apoyo en lo interno. San Agustín al momento de morir dijo: "Toda mi vida busqué a Dios fuera y estaba dentro de mi". Usa la fuerza interior con el fin de tener una mejor vida exterior y colaborar a lograr un mundo mejor.
Recuerda que tu mente sólo puede pensar en una cosa a la vez. Es imposible pensar dos cosas al mismo tiempo. Si te viene a la mente un pensamiento negativo. Piensa lo opuesto, lo contrario inmediatamente. No permitas que ningún pensamiento negativo te domine, lucha contra él con el pensamiento opuesto. Al principio será un ejercicio, una gimnasia mental, pero poco apoco evolucionarás y lo lograrás. No olvides que nuestro cerebro evoluciona.
Este método mental del pensamiento positivo dominando al negativo (pensamiento opuesto) puede hacerte cambiar positivamente en un par de semanas. Así que trabajemos el hábito del pensamiento positivo para eliminar la preocupación y la influencia negativa de nuestra vida definitivamente. Y sonríe, siempre sonríe por dentro y por fuera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario