miércoles, 14 de agosto de 2013

La activación de las bases productivas

Adam Smith y Karl Marx dialogando



La activación de las bases productivas nace de las ideas socialistas de Marx, quien deseaba elevar la eficiencia de la producción social y desarrollarla al máximo. En la teoría sobre la evolución económica  (http://filosofiadelaluz.blogspot.com/) activar las bases productivas en la clase social baja y media produce un desarrollo del capitalismo (Smith), lo que impulsa su desarrollo y empoderamiento encontrando una salida al perpetuo conflicto de ser una clase improductiva.

En esta aplicación de socialismo-capitalismo la clase trabajadora pasa a ser parte activa y dueña del capital. La gran industria son las gens o microempresas (fuerzas productivas) donde las ganancias de las mercancías producidas son para los trabajadores como dueños, primero dependientes dentro de la organización de las gens y después dueños independientes al pasar a ser parte de la iniciativa privada. El Estado también cuenta con una parte de las ganancias, lográndose un acuerdo entre el Estado y la sociedad, que permite sin obstáculos pagar los tributos requeridos cuando se independicen. Situación que evita ingobernabilidad porque existe un intercambio real de intereses comunes.

Mujeres indígenas que fabrican filtros de barro para purificar el agua


El papel del Estado es de suma importancia para el desarrollo de la microempresa, un Estado funcional debe propiciar la generación de empleo sin importar qué ideología lo gobierne. Para un mejor resultado puede buscar alianzas entre Estado/iniciativa privada/ong/Banca con una proyección social y efecto multiplicador.

El Estado funcional que propone la filosofía de la luz actuará como ente ejecutor, trazando estrategias dirigidas a impulsar la organización de alianzas productivas con la participación del sector privado y las comunidades de pequeños y medianos productores. Tendientes a dinamizar la ejecución de subproyectos agropecuarios, industriales y de turismo ecológico de amplia cobertura e impacto regional. Reactivando la inversión y capitalización, fortaleciendo las cadenas agroalimentarias y diversificando la generación de empleo sobre bases de progreso y entendimiento.
 

Mujeres microempresarias indígenas

Este proyecto depende de mejorar la plataforma tecnológica de innovación, aliándose a las universidades y centros de investigación para producir productos innovadores. Todo lo anterior conlleva la responsabilidad cooperativa social de retribuir la oportunidad a otros ciudadanos.


En conclusión, si no existe activación de las bases productivas la macroeconomía solo la pueden aprovechar los empresarios con capacidad para involucrarse. Los pequeños empresarios y las clases pasivas se mantienen marginadas y es donde se crea un abismo cada día más grande entre las clases sociales. 

El famoso pan de pasas de Antigua Guatemala


jueves, 8 de agosto de 2013

Presentación Feria Internacional del Libro-FILGUA

El Estado funcional

El día 3 de agosto del año en curso, presenté el tema "El Estado funcional", el objetivo era hacer énfasis en que el Estado tiene que trabajar de forma conjunta y solidaria con el ciudadano y propiciar empleo, también mencioné que por una estrechez de miras ideológicas muchas veces el Estado se mantiene inerte y deja todo al mercado o a las organizaciones no gubernamentales. De esta manera, expliqué mí "teoría sobre la evolución de la economía", que está en este blog, la cuál muestra cómo fusionar capitalismo y socialismo para que la economía fluctúe de forma natural y las clases bajas y los desempleados encuentren una salida a su problemática.

El evento estuvo muy interesante, era lo que reflejaban las expresiones de los asistentes, y al final me sentí muy satisfecha de contribuir con nuevas ideas y opciones para mejorar la vida de los ciudadanos. Los comentarios de los asistentes estuvieron de acuerdo con mi teoría, y manifestaron su preocupación por los microempresarios que son víctimas de extorsiones y se debe mejorar la seguridad, así como la insatisfacción porque la Banca nacional no otorga préstamos blandos para nuevos proyectos.

Agradezco por este medio a los organizadores de la Feria Internacional del Libro, por el apoyo que me han brindado por tres años consecutivos para presentar la Filosofía de la Luz.

A continuación adjunto varias fotografías del evento:





martes, 16 de julio de 2013

Donaciones

Organización de la Filosofía de la Luz(Enlace)


Organización para difundir la Filosofía de la Luz, se aceptan donaciones para compra de equipo, montar oficina. depositar en cuenta: 01-5033762-5, Banco G&T Continental, Cuenta Monetaria. Guatemala, Guatemala. A nombre de Vera Patricia Bolaños Santos. O comunicarse a email: info@filosofiadelaluz.com

sábado, 6 de julio de 2013

La transparencia, un valor invaluable



            Toda actividad administrativa, sea en el ámbito público o privado, tiene que ser desarrollada dentro de parámetros claros y transparentes.
Dentro del sector público la transparencia es un recurso clave para lograr que la ciudadanía desarrolle una influencia directa sobre la administración pública. Con ello, compensará las asimetrías de poder en la formación de las decisiones públicas y en la generación de bienes y servicios públicos. Mejorando así, la calidad democrática de las decisiones y políticas públicas, potenciando además los medios de democratización de la administración pública.

La transparencia es uno de los valores más preciados en la actualidad. Dentro del ámbito privado produce empresas sólidas con un futuro prometedor, que pueden lograr alianzas estratégicas con el sector privado para convertirse en agentes de cambio que logren erradicar el desempleo, y así crear un nuevo estilo de capitalismo solidario.


Por otra parte, los movimientos de reforma del Estado también han incidido en la valorización de la transparencia. Así mismo, los miembros de transparencia internacional reclaman mayor responsabilidad de los gestores públicos, propiciándose una mayor visibilidad de los procesos de formación de las decisiones públicas y de los resultados en la gestión pública.

            Es necesario crear y aplicar todos los mecanismos que sean posibles para hacer más transparentes los procesos de políticas de información y formación de decisiones, para que puedan estar al alcance de cualquier interesado y que tocan aspectos críticos de la gestión pública. Creando órganos de la sociedad civil para facilitar la incorporación de representantes de la ciudadanía en la formación de decisiones públicas, por ejemplo: los Consejos Deliberativos y Paritarios que existen en Brasil para algunas políticas sociales y los Consejos de Desarrollo de Guatemala.

Para hacer una realidad la transparencia, es evidente la necesidad de desarrollar y perfeccionar herramientas de control, orientadas a evaluar los logros o resultados obtenidos en la nueva gestión pública, analizando si ha sido positiva la introducción de conceptos, prácticas y técnicas procedentes del sector privado dentro del Estado.


En conclusión, la filosofía de la luz promueve el invaluable valor de la transparencia en el ámbito público y privado como factor democrático de cambio, unidad y equidad.  La gestión pública y privada tiene que ejercitarse en base a códigos de ética y moralidad.  

miércoles, 12 de junio de 2013

El Hecho Religioso


El Término Religioso

            La religión ha dejado de ser un fenómeno determinante para el sentido de la vida. Mayoritariamente para la configuración de las sociedades y la toma de decisiones colectivas. La secularización es un rasgo de la sociedad moderna y lo religioso queda reducido a la conciencia privada.
El término religión ha tenido y tiene muchos significados, la variedad de usos que se le dan, ha llegado a asegurar que religión es; una forma de vida, una filosofía, religión o creencia absoluta, revelación divina, y así sucesivamente, se han llegado a calcular 150 definiciones de la palabra religión.
Del vocablo latino, tal vez la más probable es la etimología de Cicerón, que la hace derivar de relegere, que significa “reunir, no descuidar”. Posteriormente, Lucrecio lo relaciona con el vocablo religare, “atar, volver a ligar”. Esta definición la acepta Agustín de Hipona que señala la posible derivación de reeligere que significa “volver a elegir”.
Sobre mantener un concepto determinado de la palabra religión, muchos estudiosos lo ven como un nombre común de un conjunto heterogéneo de fenómenos seleccionados a partir de su parecido con el cristianismo.
La fenomenología de las religiones prefiere no hablar de contenidos comunes de la descripción de una “estructura” común del hecho religioso. Ya que habrá que acreditarse a través de las diversas manifestaciones históricas.
J. Martín Velasco ha expresado en que consiste esta estructura de la siguiente manera: “La religión se nos ha presentado como un hecho humano específico que tiene su origen en el reconocimiento por el hombre de una realidad suprema. La cual confiere su sentido último a la propia existencia, al conjunto de la realidad y al curso de la historia”
En conclusión, sobre la comprensión del término es su religación de una u otra forma a lo trascendente. Porque en sí el sentido de la palabra trascendente no determina otra cosa que; “la religión constituye nuestra respuesta humana a lo trascendente”
Quise presentar esta definición de la palabra religioso, para aclarar el porqué denominé en la filosofía de la luz, a una República respetuosa de Dios, como; República religiosa.
Y podría definirlo así: “Filosofía que va en contra del secularismo en el Estado para que el ser humano evolucione y alcance su plenitud en el orden social y espiritual. Logrando la trascendencia del ser por voluntad universal de salvación”



El Hecho Religioso

            La visión conjunta que ofrece la fenomenología de la religión surgida en el marco de la historia de las religiones, la psicología y la sociología de la religión forman el campo de lo que se conoce como la ciencia de las religiones.
La historia afirma que desde que se tiene conocimiento del ser humano también se tiene preocupación por el hecho religioso. En las religiones se pueden encontrar dos primeros modelos: las religiones ctónicas, de las sociedades agrarias y donde prevalece el papel de la mujer, y las uránicas, de las sociedades cazadoras y pastoriles, más guerreras y violentas, donde predominan los hombres.
Las diversas formas religiosas pueden dividirse también en religiones nacionales y religiones universales; en nacionales, es un pueblo, una nación o comunidad y se obtiene la salvación como miembro de esa comunidad y no existe movimiento misionero. Históricamente, suele encontrarse una tendencia a la universalización sin dejar de ser religión nacional, aquí se encuentra el judaísmo, el cristianismo, el budismo, el mazdeísmo. A partir de esta clasificación se puede hablar de dos modelos: El místico, propio de las religiones originadas en la India, como el hinduismo o el budismo. El profético propio de las religiones del Próximo Oriente, como son el mazdeísmo, el cristianismo, el judaísmo y el Islam.
En las religiones místicas encierran la simbología cósmica, la polarización por el Misterio, la realidad Superior; aquí la salvación tiende a diluirse en un misterio unitario (Brahman) o incognoscible (Nirvana). Sus seguidores se sienten parte de la naturaleza, la lucidez, la paz y aman la contemplación. Su simbología es ctónica; femenino-materna, es natural y pasiva, el Ser Superior recibe en estas religiones el nombre de Brahman, Tao o Nirvana.
En las religiones proféticas la polarización por el Misterio incluye la historia humana como lugar salvífico. La simbología es antropológica, es importante la relación interpersonal y el Ser Supremo es personal. Sus seguidores buscan transformar para bien la naturaleza y accionan conscientemente hacer historia. Su simbología es masculina-paterna como las religiones uránicas y el Ser Supremo recibe el nombre de Dios.
Las religiones pueden también ser tradicionales: que se estructuran en sistemas políticos o en ordenaciones jurídicas, económicas e institucionalizadas. Las politeístas; dónde se da una multiplicación de figuras o dioses que se organizan en panteones numéricos o basados en modelos parentales o sociales. Su configuración de lo divino se hace bajo la forma de “persona”, generalmente una figura humana, que tiene rasgos, propiedades y acciones relacionadas con el mundo humano. Sus dioses son poderosos pero no omnipotentes, sabios, pero no omniscientes; eternos, pero con un origen y están sometidos al destino, no son creadores del mundo sino organizadores.
Los monoteísmos: Aquí las formas politeístas sufrieron una crisis crucial en la época conocida como tiempo eje, en la que se produce un cambio de paradigma cultural y religioso que se manifestó en todas las grandes culturas del momento. En China apareció el sabio Confucio y la mística del taoísmo. En la India aparece el brahmanismo de los Upanishads, después lo sustituye el Buda y en el Próximo Oriente aparece la revolución religiosa del monoteísmo profético de Israel.
El monoteísmo surge de la personalización y radicalización de la actitud religiosa y da una transformación a la concepción de lo divino. El único Dios es un ser dotado de un nombre, de una conciencia y una voluntad. Está fuertemente personalizado y es capaz de entablar relaciones con los seres humanos y es accesible a sus ritos y oraciones.




domingo, 19 de mayo de 2013

Teorías del Espíritu, 1


 El cerebro y el Espíritu de Dios



            Las religiones y las congregaciones espirituales manifiestan una creencia hacia la trascendencia de la realidad material, y la definen como alma. Está ligada a las ideas de Descartes sobre la disociación entre cuerpo y espíritu. Las neurociencias modernas no admiten esta concepción y proponen una explicación materialista del funcionamiento del cerebro y aducen que los sentimientos, la conciencia, el alma y la voluntad pueden recibir una explicación racional.

Este punto de vista ha provocado diferentes opiniones sobre la creencia de una conciencia inmaterial que rige el cerebro. John C. Eccles, australiano, premio Nobel de biología, ha imaginado un sistema que permite dar órdenes de acuerdo con un sutil mecanismo cuántico que escapa a las constricciones de la ley de conservación de energía pero no hay modo de comprender su funcionamiento.

Estoy de acuerdo en algunos aspectos con Eccles, pero tiendo a no disociar la espiritualidad del cerebro. Las creencias orientales que corresponden a grupos espirituales y religiosos conciben un cerebro que puede sanarse por medio de la luz divina, unifican pensamiento y energía, concentran la luz de Dios en el entrecejo o bien en el cerebelo. De esta manera encauzan la energía a partes específicas de su cuerpo o bien la envían a otras personas para sanarlas, esta sanidad es espiritual y física.

Mi teoría o explicación es: que la conciencia proviene del alma (espíritu) y domina la mente y por ende el cuerpo del hombre. El alma nace del espíritu (energía) de Dios, desde el momento de nuestra concepción. Esta energía es el Espíritu Santo para las religiones monoteístas, el cual es derramado incesantemente y de forma natural sobre los seres humanos y es el que nos da vida a todas las especies.

La fuerza del Espíritu de Dios provoca la santidad, recordemos a tantos santos, y líderes espirituales que han demostrado que el ser humano es capaz de grandes obras, y de alcanzar altos niveles de espiritualidad.

  Podemos entonces comprender, que quien más ora o medita con Dios (energía, Espíritu Santo) se llena más de su Espíritu y se convierte en un ser humano con mayor fortaleza espiritual, la que domina (invade) la conciencia y provoca un comportamiento moral y respetuoso de los mandamientos de Dios, a pesar, de que su conciencia pueda ejercer la voluntad o el libre albedrío; culminando en un comportamiento lleno de virtudes y carismas especiales. 
San Francisco de Asis, tuvo una gran conversión en su vida


Podría aseverar entonces, que después de orar la obediencia a Dios en el ser humano viene por añadidura. Logrando alcanzar tal sensibilidad en su conciencia que todos sus actos son controlados por el Espíritu, ordenados por la mente a través del sistema nervioso y ejecutados por su cuerpo físico a cabalidad. A más baja calidad espiritual o ignorancia espiritual menos conciencia y mayor proyección a la corrupción, asesinato, alcoholismo, drogadicción e inmoralidad.

La conciencia
La conciencia es consecuencia del espíritu, la que hace que el ser humano mantenga el equilibrio y esté en una búsqueda constante de la perfección espiritual. Podríamos decir que funge como un filtro del espíritu, porque asume el libre albedrío y controla la voluntad. Es el timón del cuerpo humano, al estar enriquecida por el Espíritu de Dios, todos los mecanismos neuronales funcionan dependiendo de la conciencia, reflejando las creencias y convencimientos conforme su cultura y religión. No se puede disociar el espíritu, la conciencia, el cerebro y la voluntad. El ser humano es uno mismo con Dios.

Tomemos el ejemplo de alguien egoísta que comete un acto que daña a la humanidad,  nos referimos a él como que “no tiene conciencia”, que es un inconsciente porque no ha pensado en la barbaridad que cometió. Cuando el ser humano está lleno del Espíritu de Dios tiene “conciencia”, o bien su albedrío está lleno de actos buenos y solidarios.


Teoría del cerebro y el Espíritu
Como Dios es inmortal y lleno de gracia, nuestro espíritu tiene la particularidad de trascender. Resumo mi teoría de la siguiente manera:

espíritu + conciencia + voluntad = espíritu trascendente

Por lo anterior sugiero un renacimiento del espiritualismo. Como se pregunta Karl Jaspers “¿Si Dios existe, no lo hallaremos quizá, antes que en el cielo, en el interior del mismo cerebro humano?”


Entre el mal y el bien
Y ahora bien, ¿y el mal? ¿También se encontrará dentro de nosotros? Algunos científicos forenses han empezado a considerar a las personas que cometen actos horrendos como malévolos porque su crueldad habitual desafía toda explicación psicológica o intento de tratamiento.

Existe una escala del 1 al 20 que mide la potencialidad del acto malvado. También una “jerarquía del mal” del 1 al 22 de psiquiatras y especialistas forenses cuando evalúan a delincuentes. Lo que se discute actualmente es no emitir juicios que no sean médicos y desean evitar el término mal porque evoca a un Satanás personificado.

El hecho es, argumentan otros psiquiatras que hay muchos criminales en los que no se encuentra alguna humanidad y creen que las causas son biológicas, psicológicas y sociales. Pero muchas veces se encuentran mencionando el empleo del concepto del mal porque no pueden ser descritos por otra palabra.

Teólogos y filósofos siempre han debatido la naturaleza del mal. Actualmente la Iglesia Católica, imparte cursos sobre el exorcismo con mayor naturalidad y algunos científicos dicen que es el momento de usar esa palabra (mal). Rosseau trató el mal como problema filosófico y dijo que no era parte de la naturaleza humana sino a causa de las restricciones de la sociedad, igualmente Freud. 

Creo que el mal es una fuerza que combate al bien y a la cual se le denomina como “oscuridad”.  Entonces, de la misma forma que el bien tiene acceso a la conciencia donde está el libre albedrío. Si la conciencia es ignorante del Espíritu de Dios la voluntad la controlará el mal con mayor facilidad.

Siempre que se ejecuta una acción, la conciencia tiende a escuchar dos posiciones de las cuales se escoge una, sea buena o mala. Jesús le llamaba a esto cuando la casa está llena, o sea, llena del Espíritu Santo, entonces no está ocupada por el bien, pero si la casa está vacía sin oración, es ocupada por el mal. Resumo mi teoría de la siguiente manera:


el mal (falta del Espíritu de Dios) + conciencia + voluntad = espíritu intrascendente

Encontramos que, porque el mal y el bien están dentro del ser humano, es la causa de que el hombre viva en una constante lucha con su conciencia. Solamente con enriquecer nuestro espíritu por la energía del bien que fluye constantemente y que irradia la naturaleza de Dios, lograremos evolucionar hacia el bien.

Muchas personas que pertenecen a grupos de meditación con los ángeles o movimientos espirituales, han tenido conversiones y actualmente pertenecen a alguna religión, debido a que si Dios es la mayor fuerza espiritual todo el que se abra hacia las fuerzas espirituales del bien será llevado hacia Él. Sin embargo, es notorio que aunque el ser humano no sea religioso puede lograr que su espíritu trascienda.


Cuando se comenta que un individuo tuvo una conversión y el converso cambia completamente su vida, es difícil de creer para quienes lo conocían antes. Ahora el Espíritu de Dios inunda su conciencia y por eso  tiene la voluntad de cometer actos benévolos y santos. Los mismos conversos se asombran al principio y después se preguntan cómo pudieron cometer actos negativos en el pasado.

Esto indica que dejar de consumir drogas, de alcoholizarse o bien de cometer actos inmorales, es algo natural cuando un individuo empieza a orar y a llamar al Espíritu Santo, de ahí que las religiones y congregaciones espirituales estén ayudando por medio de grupos de oración y meditación a sanar y a lograr que muchos cambien de vida y sean más felices.